Google+ Lesiones Articulares frecuentes ~ Garcia´s Health

20 de abril de 2012

Lesiones Articulares frecuentes

• Articulación del hombro

1. Distensión de la articulación acromioclavicular. se produce cuando dicha articulación es sometida de forma sistemática a 
fuerzas que provocan su desplazamiento y rotación, lo cual provoca pérdida de estabilidad. Cuando los ligamentos de sostén se lesionan, los músculos deltoides y trapecio ejercen un efecto de tracción en el extremo distal de la clavícula que empuja a la articulación hacia una posición de luxación.

2. Tendinitis del manguito de los rotadores: es una lesión típica de los lanzadores que ocurre en la fase final del lanzamiento cuando el atleta se desprende del objeto y se produce la desaceleración articular. Suele producir una seria incapacidad funcional y dolor localizado en el tendón del supraespinoso, la cápsula articular anterior, la inserción del subescapular en el troquín, el tendón del bíceps largo e incluso la apófisis coracoides.



3. Tendinitis bicipital: es una inflamación del tendón de la porción larga del bíceps que discurre por la llamada corredera bicipital que le sirve de guía. El roce del tendón con el surco o una superficie rugosa del mismo, pueden llegar a inflamar el tendón.


4. Luxación del hombro y luxación recidivante: se produce cuando la articulación del hombro sufre un golpe y la cabeza del húmero se desprende de la cavidad glenoidea provocando un desgarro de la cápsula articular y de los ligamentos adyacentes. También se produce distensión del subescapular y del supraespinoso.


Cuando queda seriamente comprometida la integridad estructural de la articulación y su estabilidad, se pueden llegar a producir varias luxaciones en el tiempo, en cuyo caso, cabe hablar de luxación recidivante. Se trata de una lesión frecuente en los deportes de contacto y en aquellos que exigen movimientos forzados en abducción y rotación externa del brazo.



• Articulación del codo


1. Epícondilitis o codo de tenista: se trata de una lesión frecuente entre los tenistas y practicantes de deportes de raqueta, en general. Consiste en la inflamación del tendón de origen del segundo músculo radial extemo del antebrazo por rozamiento con el epicóndilo y la cabeza del radio. Está causada por la sobreutilización de los músculos extensores de la mano en movimientos de revés con la raqueta, cuando el codo está próximo a la extensión completa y por las vibraciones que produce el impacto con la pelota.


2. Epítrocleítis o codo de lanzador: durante la fase de aceleración del lanzamiento el brazo es traccionado de forma violenta hacia delante y el antebrazo queda por detrás. Por consiguiente, se ejerce una tracción en valgo sobre el codo. Se produce una sobrecarga del ligamento colateral interno y de los tendones de origen de los músculos flexores del antebrazo, con la consiguiente inflamación. Los tenistas también pueden presentar esta lesión debido a los movimientos que efectúan durante el servicio y el golpe de derecha.


• Columna vertebral


1. Actitud cifótica y cifosis: se trata de una acentuación anormal de la curvatura fisiológica de la columna vertebral en el plano anteroposterior, normalmente localizada en la región dorsal. Cuando está estructurada hablaremos de cifosis o hipercifósis, como algunos autores sugieren y es irreductible por medio del ejercicio. Si se trata de un vicio postura!, hablaremos de actitud cifótica. En este caso, una reeducación postural lograda mediante 
ejercicios de fortalecimiento, entrenamiento de la elasticidad y control postural, puede lograr su desaparición.

• Columna vertebral


1. Actitud cifótica y cifosis: se trata de una acentuación anormal de la curvatura fisiológica de la columna vertebral en el plano anteroposterior, normalmente localizada en la región dorsal. Cuando está estructurada hablaremos de cifosis o hipercifósis, como algunos autores sugieren y es irreductible por medio del ejercicio. Si se trata de un vicio postura!, hablaremos de actitud cifótica. En este caso, una reeducación postural lograda mediante 
ejercicios de fortalecimiento, entrenamiento de la elasticidad y control postural, puede lograr su desaparición.
2. Actitud hiperlordótíca o hiperlordósís: acentuación de la curvatura fisiológica de la columna vertebral en el plano anteroposterior, normalmente localizada en la región lumbar, aunque también puede encontrarse en la región cervical. Se acompaña de basculación pélvica anterior y flexión de la cadera.

3. Actitud escoliótica y escoliosis: se trata de una desviación de la columna vertebral en el plano frontal. Si está estructurada puede presentar una curva simple (en forma de C) o una curva doble o compensada (en forma de S). Debe considerarse, además, la posibilidad de que exista un desplazamiento de alguna vértebra (espondilolistesis) generalmente L5 sobre S1, con lo cual se hace aún más necesario extremar las precauciones.

4. Protusión y hernia discal: la protusión es un proceso patológico en el que el disco intervertebral es proyectado fuera de su compartimento sin que llegue a producirse rotura del anillo. Cuando se produce rotura del mismo y extrusión del núcleo pulposo, hablamos de hernia discal. Las causas que la provocan son de diversa índole, pudiendo destacar las anomalías estructurales congénitas o adquiridas, las contusiones directas, las cargas intensas y continuadas sobre la columna vertebral y los movimientos que exigen flexo-rotaciones forzadas de la columna con determinada frecuencia.La consecuencia más inmediata es la lumbalgia de intensidad variable y la limitación de la capacidad mecánica.


• Articulación de la rodilla

1. Tendinitis rotuliana o cuadricipital: llamada también rodilla del saltador, aparece como consecuencia de una sobrecarga por tensión que ocasiona degeneración focal del tendón y desgarro de sus fibras. El dolor se localiza por encima de la rótula o bien por debajo. Según el grado de afectación del tendón, podremos realizar unos ejercicios u otros. En el peor de los casos, incluso tendremos que limitamos a efectuar contracciones isométricas en un ángulo no doloroso.